Describe aquí una afición.
TuWeb
Pagina Principal
¿Qué e la Biblia?
EL SERMÓN DEL MONTE COMO RESPUESTA
Interpretación Bíblica
Las 4 leyes Espirituales
Promesas
Los Salmos.Recursos para predicadores
Creciendo en fé
Temas Doctrinales.
El Conflicto del Dinero.
¿ Deseas ser salvo?
El ayuno.
Manual para la elaboración de sermones y estudios bíblicos
La Señal eterna del Todopoderoso
El sábado y el día del Señor.
El Apocalipsis.Canocidad, Autor y Título.
Cantares.
Mis enlaces
La adoración...¿Como debemos cantar?
TEOLOGIA.La verdadera espiritualidad
 
El Apocalipsis.Canocidad, Autor y Título.
Describe aquí una afición.


Foto

Libro de Apocalipsis: Canonicidad, autor y título
El Apocalipsis es una grande y valiosa consumación de las Escrituras. Bien puede ser considerado como un segundo Génesis: el principio del nuevo mundo de la vida espiritual perfecta en la ciudad de Dios. Así como el Génesis es el libro de las primeras cosas, el Apocalipsis es el libro de las últimas.

Este libro fue admitido en el canon de las Escrituras por sus propios méritos y, con excepción de las dudas sobre su autor, fue aceptado con muy poca oposición. Como parte integral de las sagradas Escrituras, Apocalipsis no debería ser evadido debido a su naturaleza predominantemente simbólica.

Aunque los teólogos liberales disputan sobre la paternidad literaria juanina de Apocalipsis, sus objeciones no nos apartan de la seguridad de que Juan, el discípulo amado (el que escribió el cuarto evangelio y las tres epístolas que llevan su nombre), fue también el autor de este último libro de la Biblia. No se puede ignorar el testimonio de la Iglesia primitiva en cuanto a la paternidad de Juan. El Apocalipsis es citado con el nombre de su autor en fechas aun más antiguas que cualquier otro libro del Nuevo Testamento, con excepción de 1 Corintios. En su evangelio, como también en sus epístolas, Juan escribe en tercera persona, mientras que en el Apocalipsis se menciona a sí mismo cinco veces y escribe en primera persona (1:1, 4, 9; 21:2; 22:8).

En la mayoría de los casos, los escritores de las sagradas Escrituras no les asignaron títulos a sus libros. El título de este libro no es como ponen algunas traducciones antiguas, El Apocalipsis o Revelación de San Juan el divino, como si se le atribuyera al apóstol alguna santidad o cualidad especial.

Este libro contiene la revelación de Jesucristo, que le fue dada a Juan (1:1-3). Juan fue el que recibió la revelación; no su autor. Aunque a menudo se hace referencia a este libro como "el libro de las revelaciones", y a pesar de que contiene varias visiones que recibió Juan mientras estaba en el Espíritu, éstas fueron esencialmente una sola que recibió en un solo día, "el día del Señor" (1:10). La unidad del libro se expresa en sus primeras dos palabras: La revelación.


Foto
Libro de Apocalipsis: Lectores, fecha y propósito
Lectores originales

Los lectores originales de Apocalipsis fueron los miembros de las iglesias de Asia Menor, la cual era notable por el número y la riqueza de sus ciudades. Las siete iglesias mencionadas en el libro fueron centros importantes de los cuales se extendió el Evangelio al este y al oeste. El Apocalipsis es para la Iglesia de todo el mundo y de todas las generaciones. Aquí Cristo se manifiesta así mismo a todas las iglesias (2:23; 22:16). ¡Qué poderoso avivamiento espiritual experimentarían las iglesias de hoy si vivieran a la luz de este último libro de la Biblia!

Fecha

Efeso era el centro desde el cual Juan supervisaba las iglesias de Asia Menor en lo que se refería a asuntos espirituales. La escritura del libro ocurrió mientras Juan era prisionero de Roma en la isla de Patmos ya casi al final del gobierno del emperador Domiciano (probablemente cerca del año 90 d.C.). Sin embargo, Tertuliano, uno de los padres de la Iglesia primitiva, opinaba que este libro había sido escrito durante la persecución de Nerón, alrededor del año 64 d.C. Los eruditos modernos suelen preferir esta fecha más temprana.

Propósito

El propósito del Apocalipsis queda indicado en su prólogo. El libro fue escrito para mostrarnos "las cosas que deben suceder pronto". Entre las actividades del Espíritu Santo debemos distinguir las dos siguientes:

-- Guiarnos a toda verdad.
-- Manifestarnos las cosas que vendrán (Juan 16:13).

La primera se encuentra especialmente en los evangelios y en las epístolas; la segunda de estas actividades se halla especialmente en Apocalipsis. En este libro de profecía práctica, el pueblo del Señor recibe aliento para soportar las pruebas y se siente motivado a ser fiel a Dios, gracias a la visión de la derrota final del mal y el triunfo eterno de la justicia divina.

En cierto sentido, el Apocalipsis es una visión de filosofía cristiana sobre la historia del mundo. Sus páginas están repletas de entusiasmo poético y profético. Es un libro de guerras, pero también lo es de una paz triunfante y eterna. Apocalipsis significa revelación, descubrimiento, la acción de descorrer un velo para manifestar algo que ha estado oculto o encubierto. De manera que el libro contiene secretos revelados por Dios a Cristo y por El a Juan y a la Iglesia.

Por las figuras, el enfoque y las expresiones, el Apocalipsis es muy parecido al libro de Daniel. Tanto, que muchos lo han llamado "el Daniel del Nuevo Testamento". En su evangelio y en sus epístolas, Juan presenta la misma idea dominante de Apocalipsis, es decir, el conflicto entre la fe y la incredulidad y la victoria final de la fe. Las enseñanzas básicas del Apocalipsis pueden encontrarse en Mateo 24. El lenguaje usado para la apertura del sexto sello (Apocalipsis 6:12-17) es el mismo que utilizan los profetas del Antiguo Testamento en su descripción del día del Señor.

Apocalipsis es un todo unificado y provee un bosquejo profético del curso de la historia de la Iglesia desde el período apostólico hasta el arrebatamiento al efectuarse la segunda venida de Cristo, y también de los juicios subsecuentes para mostrar la culpabilidad de un mundo impío y sin Dios. El estilo de este libro es apocalíptico y las escenas de su incomparable drama se desarrollan en una escala de grandeza sin par. La tierra se estremece bajo el impacto de la batalla y bajo los golpes de los juicios de Dios. Son expuestos a la vista los horrores interminables del abismo y los goces eternales de los cielos. El orden de los acontecimientos es como sigue:

-- 1. La presente dispensación culminará en una apostasía y un período de tribulación sin precedentes.
-- 2. El hombre de pecado se manifestará, asumirá la supremacía política y reclamará adoración y homenaje religioso.
-- 3. La verdadera Iglesia de Cristo será arrebatada al cielo y el hombre de pecado establecerá un pacto con los judíos. Pero él violará este tratado con el pueblo de Israel, reunirá fuerzas de otras naciones contra los israelitas y luchará por exterminar totalmente al antiguo pueblo de Dios.
-- 4. Cristo aparecerá con gran poder y gloria y destruirá al hombre de pecado y al falso profeta. Lanzará al diablo que los había estado inspirando, al abismo sin fin, por un período de mil años.14 Apocalipsis
-- 5. El período milenial será inaugurado entonces. El pecado será suprimido, pero no exterminado. Cristo regirá con vara de hiero, disfrutándose entonces de una paz universal y de la constante bendición de Dios.
-- 6. La liberación temporal de Satanás tendrá por consecuencia el engaño y el reclutamiento de las naciones que seguirán al enemigo de Dios en la última revuelta de la tierra. Esta revuelta será aniquilada por medio de castigos desastrosos que caerán sobre los rebeldes y sobre su líder.
-- 7. El juicio final será establecido y Cristo, como Juez supremo, presidirá la condenación definitiva de los impíos.
-- 8. La eternidad futura, con sus destinos permanentes, se iniciará inmediatamente después de que Cristo le haya entregado el reino al Padre. Entonces Dios será todo en todos.

imagen
Hechos y características del Apocalipsis

Palabras clave y pasaje central

Juicio. Apocalipsis es un libro que está repleto de juicios, que empiezan en la casa de Dios y continúan hasta que los impíos son debida y definitivamente castigados. Las palabras juez y juicio aparecen quince veces en el Apocalipsis.

Profecía. Esta palabra se usa siete veces, demostrando que el contenido del libro es dedicado al futuro, más bien que al pasado histórico.

Testigo. Este término se usa seis veces: cuatro veces como testigo y dos como mártir. (Estas dos palabras son traducidas de la misma palabra griega.) El testimonio de Jesús es dado, ya por El o por otros acerca de Él. Las palabras testimonio y testificar aparecen doce veces en el Apocalipsis.

El pasaje central o versículo clave del libro es "He aquí que viene" (1:7). La repetición de la frase "Yo vengo pronto" nos recuerda que el Cristo resucitado, el que vive para siempre, viene como el Vindicador para tomar para sí mismo el poder y el reino. Esta esperanza nos garantiza la aplicación final de la ineludible justicia de Dios. La clave para el futuro está en la mano horadada de Cristo Jesús, en quien tenemos "nuestro tesoro, el verdadero valor de lo que aún no somos capaces de imaginar".

Sus características y su Cristología

El Apocalipsis está marcado con la señal de la cruz, con el conflicto concerniente a la Persona de Jesucristo, como el Cordero inmolado desde antes de la fundación del mundo. A través de todo el libro persiste una nota de paciencia, de fe y de sufrimiento, de amor fraternal y de esperanza firme. La cruenta batalla entre la luz y las tinieblas se describe en vividos colores. Se hace muy poca mención del amor en Apocalipsis; se habla más de la ira. Cualesquiera que sean los eventos que marquen los cambios y el desarrollo del conflicto, el resultado final no es incierto. La rivalidad de los poderes de las tinieblas se ilustra por medio de una serie de contrastes:

-- Los siervos de Dios son sellados; el anticristo sella a sus seguidores.
-- La Iglesia es descrita como una mujer vestida con el sol; la iglesia apóstata del anticristo se ve adornada con joyas.
-- El Cordero fue inmolado y volvió a vivir; la bestia recibe una herida mortal, pero vuelve a la vida.
-- Jehová será adorado; el anticristo reclamará adoración.
-- Cristo tiene testigos verdaderos; el anticristo tiene su falso profeta.

Puesto que ésta es una revelación de Cristo, uno espera que el libro esté lleno de Él... ¡y lo está! La Persona y obra de Jesucristo dominan sus páginas. El doctor G. Campbell Morgan observa con toda razón que "cualquier estudio del Apocalipsis que no se concentre en Cristo y que no vea todas las demás cosas en torno a Él, puede conducir al lector al más confuso laberinto". Vea el siguiente análisis:

1. Los nombres que recibe

Jesucristo (1:1; etc.)
Jesús (22:26; etc.)
Señor Jesús (22:20; etc.)
Señor Jesucristo (22:21; etc.)
Cristo (20:4, 6)
El Cristo de Dios (11:15; 12:10)
El Cordero (más de veinte veces)
El Rey de reyes (19:16; etc.)
El Fiel y Verdadero (19:11)
La Palabra de Dios (19:13)
El nombre desconocido (19:12)
La raíz y linaje de David (22:16)
La estrella de la mañana (22:16)

2. Su Persona gloriosa

Se le atribuyen atributos y nombres divinos a Jesús, en quien mora toda la plenitud de Dios.

Él es divino y humano; es poseedor de dos naturalezas (5:15; 22:16).
Él es el Primero y el Ultimo, y todo lo demás (1:17; 2:8).
Él es la Palabra viva de Dios (19:13).
Él es el que escudriña los corazones (2:23).
Él es el anciano de días (1:14).
Él es el Señor de los ángeles (1:1; 22:26).
Él es objeto de adoración y alabanza (5:8-14; 7:12).

3. Sus múltiples obras

Él es fiel en su testimonio de Dios y su Palabra (1:5; 3:14).
Él es el conquistador de Satanás (3:21; 5:5; 20:10).
Él es el Crucificado (5:6, 12; 7:14; 13:8).
Él es el Resucitado (1:18; 2:8; 3:21; 22:1, 2).
Él es el Rey exaltado (1:5; 3:7; 17:14).
Él es el que viene (1:7; 19:11, 19; 22:20).

imagen
Apocalipsis: Interpretaciones y lecciones
El Apocalipsis ha sido siempre campo de batalla entre los diferentes sistemas de interpretación. Muchos de los aparentes misterios de Apocalipsis sólo podrán ser resueltos y entendidos cuando tengan su cumplimiento final. Las siguientes son las principales en que se agrupan los intérpretes de este libro.

Los preteristas

Los preteristas relegan al pasado todo lo que hay en el Apocalipsis y creen que todas las profecías que hay en él ya se cumplieron totalmente. (La mayor parte de las profecías son relegadas a la destrucción de Jerusalén y la caída de Roma durante los primeros siglos de la era cristiana.) Sin embargo, cuando la profecía se convierte en historia, deja de ser profecía. El Apocalipsis es considerado clara y distintamente como un libro de profecía.

Los historicistas

Los historicistas interpretan el Apocalipsis como un estudio progresivo de la existencia de la Iglesia desde su inicio hasta su consumación. Los que sostienen este punto de vista histórico-continuo aseguran que las profecías se han cumplido parcialmente, pero que hay en ellas algo que todavía no se ha cumplido. Algunas de éstas, ellos afirman, se están cumpliendo ante nuestros propios ojos.

Los futuristas

Hay dos grupos principales en esta escuela de intérpretes. Primero están los simples futuristas, quienes enseñan que los tres primeros capítulos del libro ya se cumplieron, pero que el resto se refiere al aparecimiento futuro de Cristo. Luego están los futuristas extremos, quienes consideran que todo el Apocalipsis se refiere a la segunda venida del Señor, y que los tres primeros capítulos son una predicción referente a los judíos después de la primera resurrección.

También están los tríbulacionistas. Algunos tribulacionistas creen que la Iglesia no será arrebatada al final de lo que se describe en el capítulo 3, sino que se quedará sobre la tierra durante los primeros tres años y medio de la Tribulación y no será raptada sino hasta cuando suene la séptima trompeta de 11:15. Los defensores de esta interpretación enseñan que debemos seguir a la Iglesia a través de los sellos y las trompetas. La Iglesia visible debe pasar por toda la Tribulación, pero la invisible deberá ser arrebatada antes de que empiece la segunda mitad de la Tribulación, que será un período de juicios y castigos terribles que se derramarán sobre los pecadores de la tierra.

Otros tribulacionistas creen que la Iglesia pasará por toda la Tribulación. Creen que Cristo no regresará por los suyos sino hasta que regrese con poder y gran gloria. Sin embargo, puesto que los sellos, las trompetas y las copas están relacionados a los juicios venideros, y se aplican solamente a judíos y gentiles, en realidad la Iglesia no puede estar sobre la tierra después de Apocalipsis 3, porque la Iglesia no está sujeta a juicio. Nuestra posición en esto es que el Señor salvará a los suyos de los horrores de la Tribulación. "Por cuanto has guardado la palabra de mi paciencia, yo también te guardaré de la hora de la prueba que ha de venir sobre el mundo entero, para probar a los que moran en la tierra" (Apocalipsis 3:10; vea también 1 Tesalonicenses 1:10).

Los idealistas

Los idealistas le niegan todo significado histórico o profetice al Apocalipsis y en lugar de eso, lo ven simplemente como una presentación simbólica del conflicto entre el bien y el mal y de la victoria final del bien (aplicable a todos los tiempos y épocas).

Los moderados

Quizá la verdad esté en medio de los puntos de vista extremos, ya que la profecía es frecuentemente progresiva o acumulativa. Por lo tanto, es posible combinar el sistema interpretativo histórico con el futurista. Los que vivieron en la época de Juan y fueron objeto de persecución y sufrimientos a manos de los emperadores romanos experimentaron algo del cumplimiento de lo que Juan profetizó. Pero las persecuciones del primer siglo no agotaron las predicciones de Juan, porque éstas señalan hacia un cumplimiento más completo, tal como el mismo Juan parece indicarlo en la guía de interpretación que nos da en las propias palabras de Cristo:

"Escribe las cosas que has visto" (refiriéndose a la visión gloriosa que tuvo Juan y describe en el capítulo 1);
"Las que son" (la historia de la Iglesia, tal como está bosquejada en los capítulos 2 y 3);
"Las que han de ser después de estas" (todo lo que ha de suceder después del rapto de la Iglesia, como se presenta en los capítulos 4—22).

Por lo tanto, el cumplimiento total de esta sección está todavía en el futuro. Entonces serán realizadas todas las predicciones y las promesas de los profetas, y el reino del Mesías será establecido.

J. B. Phillips bosqueja cinco lecciones importantes que podemos aprender del Apocalipsis:

1. La soberanía absoluta de Dios tiene por resultado su decisión final de destruir todas las formas del mal.
2. Los inevitables juicios de Dios serán derramados sobre el mal, especialmente la adoración de los dioses falsos, entre los cuales se hallan las riquezas, el dominio y la fama.
3. La necesidad de una espera paciente está basada en la seguridad de que Dios controla toda la historia.
4. La existencia de la realidad (representada bajo símbolos como la Nueva Jerusalén, segura y alejada de todas las batallas y tribulaciones de la vida terrenal) les promete seguridad espiritual completa a aquellos que son fieles a Dios y a Cristo.
5. La contemplación de la adoración dirigida constantemente a Dios y al Cordero demuestra lo que será el reconocimiento final de la personalidad de Dios por parte del hombre, cuando éste lo vea tal como Él es.

imagen
Personajes y escenas del Apocalipsis

EL NUMERO SIETE se repite con mayor frecuencia que cualquier otro número en el Apocalipsis, pues el libro completo está construido alrededor de series de sietes. Tal como se usa aquí, el número siete es rico en significado y representa la plenitud. Este número ocupa un lugar muy importante en toda la Biblia y a menudo sugiere perfección espiritual.

La palabra hebrea de la cual viene la palabra siete, tiene una raíz que significa "estar completo", "estar satisfecho," "tener suficiente." La primera vez que aparece el número siete en las Escrituras es en un pacto: "E hicieron ambos pacto." Y el pacto estaba basado sobre "siete corderas" (Génesis 21:27-31). Fue la idea de la perfección de un vínculo la que hizo que se usara la misma palabra para hablar de un voto y para mencionar el número siete.

Los Siete Espíritus

La séptuplo manifestación del Espíritu Santo (Apocalipsis 1:4).

Sin lugar a dudas, el Apocalipsis es uno de los más fascinantes y valiosos de los libros de la Biblia, ya que en él Juan pudo divisar el transcurso del tiempo y revelar el programa divino de las edades. Si bien hay muchas cosas que nosotros podemos entender, no podremos tener un conocimiento completo del libro hasta que los sucesos futuros esbozados en él tengan su cumplimiento total.

Es un libro salido de una prisión

¡Cómo ha enriquecido la vida de la Iglesia la literatura carcelaria (incluyendo las epístolas carcelarias de Pablo y El Progreso del Peregrino, de John Bunyan)! Desterrado en la isla de Patmos por el emperador Domiciano cerca del año 96 d.C-, en la soledad de aquel paraje inhóspito, Juan recibió la revelación más maravillosa que jamás se haya dado a la humanidad.

Roma, la ciudad de las siete colinas, quedaba al oeste de la isla de prisión de Juan, y Palestina, el río Eufrates y Babilonia estaban al oriente. Fue en esta situación geográfica donde el apóstol Juan recibió la visión. Todos estos lugares figuran prominentemente en Apocalipsis.

Es un libro de profecía

Los dos grandes libros profetices de la Biblia — Daniel y Apocalipsis — deben ser estudiados juntos, porque el uno es la contraparte y el complemento del otro. Por eso el Apocalipsis ha sido llamado "el Daniel del Nuevo Testamento." El Apocalipsis es predominantemente profetice. La palabra "profecía" aparece siete veces en él; por tanto, lleva el sello de la profecía, cuya raíz se encuentra en casi todo el resto de la Biblia y cuyo fruto se halla en este último libro sagrado.

La profecía representa una verdad declarada que no ha sido cumplida todavía. Cuando una profecía en particular se cumple, se convierte en historia. Por supuesto, en cierto sentido la profecía es historia anticipada. Se les hacen solemnes advertencias a aquellos que traten en alguna manera de adulterar las profecías contenidas en el Apocalipsis. Vea Apocalipsis 22:18, 19.

Es un libro de bendiciones

El Apocalipsis empieza y termina con una bendición. Esa bendición es nuestra si lo leemos en constante oración y obedecemos lo que leemos (1:3). Esa bendición es nuestra si vivimos a la luz de la verdad revelada (22:21). Las palabras "bendición" y "bienaventurado" aparecen siete veces en Apocalipsis, y hay bendiciones y bienaventuranzas dispersas a través del libro.

Es un libro que debe ser entendido

Algunas personas piensan que debemos considerar el Apocalipsis como un enigma de la Iglesia. Como dice un crítico: "Mientras más se estudia, menos se sabe de él." Sin embargo, este es un libro de Revelación — no de misterio, ni de cosas encubiertas. El nombre "Apocalipsis" significa revelar, descubrir, correr una cortina, revelar algo que ya no puede estar encubierto. Es verdad que el Apocalipsis es un libro altamente simbólico, pero es difícil hallar un símbolo en él que no esté explicado en alguna otra parte de las Escrituras. Por lo tanto, debemos tratar de entender un pasaje de la Escritura relacionándolo con otro (1 Corintios 2:13). El Apocalipsis contiene unas 300 alusiones a otras partes de la Biblia.

Lo que le fue revelado a Daniel, iba a ser revelado en el período final de la época de los gentiles: "Los entendidos comprenderán" (Daniel 12:9, 10). Sucesos que sólo fueron mencionados por Daniel, han sido completamente revelados ahora por Dios a sus siervos. A la mente sin discernimiento, buena parte del Apocalipsis puede parecer-le oscura, inexplicable, imposible de comprender; pero para aquellos que confían en el Espíritu que inspiró a Juan para escribir el libro, su plan y su propósito son muy claros. No obstante, en nuestros esfuerzos por entender el Apocalipsis debemos tener presente el sabio comentario del obispo Newton: "Explicar este libro a la perfección no es el trabajo de un hombre ni de una época, y probablemente no llegará a ser entendido claramente hasta que se haya cumplido."

Es un libro de esperanza

La desesperación cuelga como una nube negra sobre las aspiraciones de los hombres, porque las nuestras son las páginas más oscuras de la historia de la humanidad. Con el despliegue actual de las fuerzas revolucionarias, somos testigos del suicidio de la civilización. Los valores de la civilización están pereciendo. La barbarie y el crimen son el orden del día. Nuestro mundo ha sido quebrantado y ensangrentado por el odio humano. Pero el mensaje claro e inequívoco del Apocalipsis es el triunfo final del bien sobre el mal.

En esto no hay dudas: los lamentos de la tierra han de cesar, porque viene un Rey que establecerá un reino universal de paz y de justicia. Es aquí, en este maravilloso libro, donde podemos respirar el aire tranquilo de la victoria decisiva del bien sobre las fuerzas del mal.

Este libro tiene un plan

Juan declara que recibió órdenes divinas de presentar los hechos concernientes a Uno...

-- que es — presente
-- que era — pasado
-- que ha de venir — futuro

Juan escribe acerca de:

-- las cosas que ha visto — pasado
-- las cosas que son — presente
-- las cosas que han de ser después de éstas — futuro.

Vea Apocalipsis 1:4, 19; 4:1. El libro está estampado con el número siete, que se repite cuarenta y cinco veces, lo cual sugiere que su estructura se compone de una serie de sietes. El Apocalipsis no es un libro compuesto de símbolos indescriptibles y fantásticos, sino que contiene el único plan digno de confianza sobre los siglos venideros (vea 1:3; 19:10; 22:7, 10, 18, 19).

Ahora concentraremos nuestra atención en el aspecto más necesario y sin embargo más descuidado del Apocalipsis: su énfasis en la realidad y las actividades del Espíritu Santo, quien es figura prominente del libro, especialmente en conexión con la Iglesia que Él trajo a existencia el día de Pentecostés. Parecería como si se estuviera presentando una misma relación en siete aspectos diferentes a través de los 22 capítulos del libro.

imagen
Apocalipsis: Su relación con la inspiración
Si bien es cierto que Jesús no dejó un mensaje escrito directamente por Él, y que el mismo Espíritu Santo nunca compuso directamente una epístola; sin embargo, tanto Cristo como el Espíritu Santo inspiraron a los profetas y a los apóstoles para que presentaran las verdades que ellos querían que la Iglesia y el mundo conocieran. Así fue cómo unas mentes humanas recibieron y unas manos humanas pusieron por escrito la voluntad y la Palabra divina. Como sabemos, el Espíritu Santo es preeminente como inspirador de la verdad: "El Espíritu habló por mí" (2 Samuel 23:1-3); "El Espíritu de Cristo que estaba en ellos, el cual anunciaba de antemano los sufrimientos de Cristo, y las glorias que vendrían tras ellos" (1 Pedro 1:11); "Los santos hombres de Dios hablaron siendo inspirados por el Espíritu Santo" (2 Pedro 1:21).

El apóstol Pablo, más que cualquier otro escritor del Nuevo Testamento entendió, experimentó y declaró el multiforme ministerio del Espíritu Santo. Pablo se refirió a Él como: "el Espíritu de sabiduría y de revelación" (Efesios 1:17). Es el Espíritu Santo quien descorre la cortina para manifestar el conocimiento de Cristo. En el cumplimiento de esta función, Él obró en el corazón y en la mente del apóstol Juan, capacitándolo para darnos la "revelación de Jesucristo." Juan fue el escritor de este libro, pero el Espíritu Santo fue su verdadero autor. De ahí que la Trinidad divina esté involucrada en varias partes del libro. El Apocalipsis procede del Trino Dios: Dios (Padre) (1:1) Cristo (1:5) el Espíritu (1:4)

Juan recibió una orden: "Escribe en un libro lo que ves, y envíalo a las siete iglesias que están en Asia" (1:11). Como hombre santo, escribió mientras era dirigido por el Espíritu Santo. Es imperativo tomar nota de los verbos de experiencia usados aquí y en varias partes del libro:

Lo que ves
Escribe lo que ves
Escribe lo que ves y envíalo.

A. ¡Lo que ves!

Frases como "yo oí," "yo vi," "yo miré" y "yo presencié" abundan en las páginas de Apocalipsis y a la vez indican las verdaderas experiencias de Juan. Las visiones que él puso por escrito no fueron producto de su propia imaginación, sino revelaciones de personas y de sucesos que el Espíritu Santo le dio. El secreto de las revelaciones simbólicas que recibió Juan se halla en una repetida frase: en el Espíritu (1:10; 4:2; 17:3; 21:10). Como creyente de mucha experiencia, Juan ya estaba "en el Espíritu" en contraste con su previo estado no regenerado, cuando estaba "en la carne". (El ya no estaba "en Adán", sino "en Cristo" — Romanos 8.)

Pero en el sentido en que Juan usa esta frase en cuatro ocasiones distintas, "en el Espíritu" o "yo estaba en el Espíritu" implica un control sobrenatural de todas sus facultades humanas por el Espíritu Santo. Se encontraba fuera de toda conciencia de espacio, sentidos y tiempo y transportado a otro estado de la existencia que no era visible para los demás. Durante los momentos mencionados por Juan, él sentía que todo su ser interno estaba absorto por las visiones celestiales. Se sentía abstraído de la conciencia inmediata de las formas de la vida externas y terrenas.

Se dice que Sócrates tenía la facultad de desligarse de la influencia de su vida exterior y concentrarse en pensamientos profundos por horas y hasta por días, inconsciente del calor del día o de las burlas de sus asombrados amigos. Otros hombres de alma noble, preocupados por el bienestar espiritual de la humanidad, han sido capaces de practicar este tipo de separación; pero en el caso de Juan, fue el Espíritu Santo quien le dio el poder para lograr esa abstracción espiritual.

Ciertamente, Juan era un hombre santo y estaba habituado a largos períodos de comunión con Dios y meditación, y fue en uno de esos períodos de reflexión espiritual, un día del Señor, cuando se halló transportado por el Espíritu a lugares celestiales. Así fue como su naturaleza meditativa y los dulces y preciosos recuerdos de Cristo lo prepararon para aquellas visiones extraordinarias. Esta trasposición del ser interno a otro mundo también fue experimentada por otros santos de la Biblia, los cuales también recibieron visiones y revelaciones procedentes de un poder sobrenatural, distinto de sus propias facultades mentales. Sus poderes naturales eran suspendidos mientras se encontraban controlados por el Espíritu Santo. Vea 1 Reyes 18:12; Isaías 6; Ezequiel 3:12, 14; 37:1; Hechos 8:39; 2 Corintios capítulo 12.

La combinación de las dos frases "en la isla de Patmos" y "en el Espíritu" (1:9, 10) prueba que las limitaciones geográficas no son un estorbo para las visiones espirituales. Patmos era la esfera, pero el Espíritu era la atmósfera. La extremadamente triste e inhóspita isla de Patmos en el mar Egeo, no constituyó una barrera para que Juan recibiera la revelación de Cristo.

Todo lo que Juan vio mientras se encontraba en aquel estado extático, tenía autoridad divina. De ahí el frecuente uso de la expresión "Estas palabras son fíeles y verdaderas" (19:9; 22:6-10).

B. ¡Escribe lo que ves!

Juan tenía que escribir lo que estaba experimentando. Dirigido por el Espíritu, puso por escrito aquella revelación sublime. Doce veces se le dijo que escribiera. Es probable que nosotros no seamos capaces de escribir volúmenes, pero lo que escribimos puede decir tanto como esos volúmenes si somos fieles en escribir lo que recibimos del Espíritu Santo. Ezequiel tuvo que escribir para decir todo lo que había visto en visión (Ezequiel 12:21-25). Fue diferente el caso de las revelaciones celestiales de Pablo: cuando él fue arrebatado al paraíso, escuchó palabras inefables, pero sus labios fueron sellados para que no dijera lo que había visto y oído (2 Corintios 12:1-7). El aguijón que tenía en su carne le evitaba exaltarse sobremanera en cuanto a la abundancia de sus revelaciones. Pero en el caso de Juan, una y otra vez se nos amonesta guardar esas cosas que él recibió y escribió (Apocalipsis 1:3, etc.).

C. ¡Escribe y envía lo que ves!

¡Cuan desafortunada hubiera sido la Iglesia si Juan no hubiera aceptado la misión de registrar la Revelación otorgada a él por el Espíritu Santo! Pero el apóstol obedeció la voz divina y les dio a las iglesias de su tiempo esta preciosa revelación, con la exhortación de que hay que leerla y con la promesa de que una bendición divina vendrá sobre todo aquel que lea el libro sagrado y obedezca sus instrucciones.

.